Etnias de Apure vestidas sin transculturización

Cerca de 6 mil 300 habitantes de las etnias Yaruros y Kuivas, del municipio Rómulo Gallegos del estado Apure, se despojaron de sus vestidos con telas de personajes caricaturescos que transgreden y cambian paradigmas para beneficiarse de un aporte de materiales textiles por parte de la Fundación para el Desarrollo y Promoción del Poder Comunal (Fundacomunal).

La etnia Yaruros la conforman 48 comunidades y la Kuiva, dos, y suman entre ellas unas 200 familias de esta milenaria cultura que danzaron y entonaron cánticos indígenas como muestra de agradecimiento ante el aporte que, en esta ocasión, se basó en telas permalinas para las damas, franelas para los caballeros, hilos, agujas, tijeras, mostacilla para las artesanías, y tull para los mosquiteros.

Tras un estudio de la situación de vida y realidades de estas etnias, levantado por el equipo de la Dirección de Infraestructura de Fundacomunal, se definió el aporte de una fracción de 1% -equivalente en su totalidad a Bs.F. 120 millones anuales- a las mencionadas comunidades y que corresponden al Plan de Obras de Infraestructura Comunal quecomenzó en octubre del presente año.

La resistencia en la IV República

 El diagnóstico realizado partió desde una experiencia vivida por el equipo de Fundacomunal que, en labores anteriores a las inherentes a la Fundación, tuvo la oportunidad de convivir y enfrentarse con los infortunios que han padecido las comunidades indígenas por años, pueblos olvidados y ajenos a toda política gubernamental durante la "democracia representativa".

Ninguna condición favorable existía para las etnias Yaruros y Kuivas. Relató Roxana Sanches, del equipo de la Dirección de Infraestructura de Fundacomunal, que durante "ese período diseñamos las viviendas de estas comunidades indígenas tomando en cuenta el período de invierno y el de verano, porque en verano ellos duermen en los chinchorros fuera de sus casas y en época de invierno duermen dentro de sus casas pero con unas mallas metálicas porque los zancudos se los comen".

Sanches narró un episodio de su llegada a Apure para vivir. "Teníamos dos días en Elorza y tuvimos que llevar a los indígenas a un fundo porque venían las elecciones. Cuando llegamos a la comunidad trajeron a una señora con una herida abierta en el pecho y me dijeron: "Si tú te la llevas para el hospital y se muere, es tu culpa. Si no te la llevas y la dejas aquí y se muere, es tu culpa. Esto significaba que tenía que marcharme del pueblo si algo malo pasaba".

Ante tal situación, montó a la señora en el camión 350, le sostuvo el sangramiento con un curetaje y la llevó al hospital. Allí le negaron la atención. "Indignada, de inmediato me acerqué, con la señora sangrando aún, al comando del Ejército más cercano. Le planteé al comandante la situación irracional vivida y la necesidad de resolver una pronta atención médica para la víctima", relató.

Fue entonces cuando la paciente fue enviada en una ambulancia del Ejército al estado Barinas y regresó a los 20 días. "El gesto fue agradecido por la comunidad con mi entrada a la misma, ganándome el derecho a comer y cohabitar con ellos", concluyó.

Vestidos sin transculturización

 La comunidad indígena, por aferrarse a su cultura genuina, sostener sus costumbres y hasta por temor ante una historia de desatinos y masacres, se mantiene al margen de la población criolla que continúa la discriminación de una riqueza cultural, que desde aquel 12 de octubre de 1942 arrancó con un choque dantesco, que hasta hace poco no fue sinceramente escenificado, y que devino en un proceso transculturizador que hasta la fecha se erige como pilar fundamental de la idiosincrasia americana.

El camino hacia la transculturización histórica continúa con la imagen de cualquier indígena de estas apartadas comunidades vestido con telas de personajes caricaturescos, sin la menor idea de dónde surgen, a qué inducen y a qué historia pertenecen.

Un estudio venezolano titulado: El Cómic transgrede y cambia paradigmas (II y última Parte) , emprendido por María Inés Mendoza y Dobrila Djukich de Nery, arrojó como conclusión que el cómic que tienen a los animales como personajes principales -tanto en su versión animada como en la icónica- se convierten "sin perder su forma física, sin sacarse la máscara simpática y risueña, sin perder su cuerpo zoológico, en monstruosos seres humanos" (Mattelart y Dorfman, 1975: 42).

Mendoza y Djukich hacen referencia a que estos personajes, basados en animales antropomorfizados, organizan narrativamente sus propuestas acerca de la realidad en dos esferas: la de lo cotidiano y la del quehacer público, a riesgo de homogeneizar las percepciones infantiles en relación con valores y contravalores, con contenidos que se construyen sobre la agresión y la violencia gratuita, fomentando actitudes de desprecio.

Son justamente estas telas las vendidas a los indígenas al más alto costo por la comunidad criolla, como una manifestación del irrespeto visto en la discriminación.

Durante la semana de conmemoración de la resistencia indígena, Sanches y el equipo de Fundacomunal realizaron un recorrido de tres días para contribuir y atender a las etnias Yaruros y Kuivas. Allí, las mujeres demostraron el ímpetu y la fortaleza de la virtud del trabajo, al tener listos sus vestidos sin transculturización, sin imágenes agresoras de ningún personaje alienante.

La organización comunal reivindica al indígena

 Es en este momento cuando nuestra herencia ancestral, ignorada y negada mediante un esfuerzo sostenido por imponer una "civilización" teñida en sangre, se sacude el polvo que la ha cubierto por años de silencio y se reivindica la resistencia de los pueblos indígenas, celadores de su legado, y se revaloriza el legado africano presente a lo largo y ancho del territorio nacional.

El aporte de la organización comunal que siembra Fundacomunal apenas empieza, se prevén dos visitas más por lo que resta del año 2009 para las mismas comunidades, y es que se trata de reconocer e identificar en la diversidad cultural y humana, lo cual comporta un proceso de autodescubrimiento, de conocer y comprender producto de qué somos, entendiéndonos como individuos híbridos y complejos que conformamos una sociedad heterogénea, que en la construcción de La Patria Nueva promueve el control social protagónico y la participación corresponsable del Poder Popular.

Es el aporte para un todo, el reflejo de miles en un mismo espejo.

Prensa Fundacomunal